Politics

9 000 militares y policías se desplazan por zonas peligrosas



Fernando Medina. Redactor (I)

Los militares llegaron al cerro Las Cabras en camiones y carros blindados. Eran más de 50 hombres que se distribuyeron en todos los puntos de acceso de este popular barrio de Durán, en Guayas. Oficiales y personal de tropa estaban equipados con chalecos antibalas, cascos, pistolas y fusiles de largo alcance.

Desde la noche del viernes 29 de abril del 2022 permanecen en este sitio, vigilando e inspeccionando el movimiento de la gente que habita esta zona.

Los controles son parte del estado de excepción, que decretó el presidente Guillermo Lasso, para evitar más actos criminales en Guayas, Manabí y Esmeraldas. Según datos del Ministerio de Gobierno, estas provincias son las más violentas en el país.

Los reportes oficiales indican que en lo que va del año ya se contabilizan 407 asesinatos. La Policía dice que la principal causa de las muertes es la disputa de bandas delictivas. De hecho, el Decreto Presidencial señala que las restricciones se dan por una grave conmoción interna por razones de seguridad.

De allí que ayer, 30 de abril, en barrios del sur y del norte de Guayaquil, se observó una serie de controles en las calles. Policías y militares unen esfuerzos para realizar los denominados operativos Camex o controles de armas, municiones y explosivos.

Estrategias anteriores

A pesar de que el Gobierno ha dispuesto la movilización de unos 9 000 efectivos en las tres provincias para reducir los crímenes, esta estrategia ya se ha realizado anteriormente.

En octubre de 2021, el presidente Lasso ya dispuso un estado de excepción por aspectos de seguridad. De hecho, allí también ordenó a los militares que salgan a las calles con vehículos blindados. Esas disposiciones estuvieron vigentes durante 60 días. El mismo tiempo que tardará este nuevo estado de excepción.

Pero los datos de octubre indicaron que, pese a los controles, los asesinatos no se detuvieron. Tampoco hubo una reducción significativa. De hecho en septiembre, un mes antes de la restricción, se cometieron en Guayas 53 crímenes. Y en octubre y noviembre hubo 54 y 48, en su orden.

De allí que ahora el Gobierno dispuso un toque de queda focalizado para reducir en distritos específicos como Eloy Alfaro, Ximena y Pascuales. En este último está situada la Penitenciaría de Guayaquil.

El 30 de abril se visualizaron más militares en esta zona. Los uniformados detenían a buses y carros para pedir a sus ocupantes que descendieran. Una vez que esto ocurría, realizaban una inspección a los automotores y a las pertenencias de los pasajeros.

Sanciones vigentes

Entre la noche del viernes 29 y el sábado 30 de abril, los uniformados socializaron a las personas de los barrios lo que significaba el estado de excepción.

En esas charlas, les comentaron que entre los derechos que se restringen están la inviolabilidad de los domicilios. Es decir, la Policía y las Fuerzas Armadas pueden ingresar a cualquier inmueble en donde se sospeche que haya actos ilegales.

Otro derecho que se restringe es la libertad de movilidad. Por ejemplo, el toque de queda prohíbe a las personas que transiten por la vía pública entre las 23:00 y las 05:00 del siguiente día.

La libertad de asociación o reu­niones también se limita con el estado de excepción. Lo mismo sucede con los derechos de libertad de información y la inviolabilidad de la correspondencia.

En el caso de que estas restricciones sean pasadas por alto, las personas pueden ser detenidas y procesadas por el artículo 282 del Código Penal. En esa norma se estipula una pena de uno a tres años por violar el toque de queda.




Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close