Politics

Cuenca es azotada por el hampa, los asesinatos se han duplicado en el 2022



En el 2022, los robos, asesinatos y ataques violentos también se han incrementado en Cuenca, según las cifras proporcionadas por la Policía Nacional y la Fiscalía. En lo que va del año se han registrado 20 muertes violentas, cuando en el mismo período del año pasado ocurrieron 8.

Es por eso que los habitantes de esta ciudad, que el 1 de diciembre de 1999 fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad y que por sus sitios turísticos y lugares históricos recibe a habitantes de otras provincias e incluso a extranjeros, también son víctimas del creciente índice delincuencial que azota a Ecuador.

Prueba de esto son los hallazgos de tres cadáveres durante la última semana de agosto y el hecho de que en la iglesia ubicada frente a la Fiscalía de Cuenca, en las calles Simón Bolívar y Presidente Borrero (centro), una pared esté pintada con la leyenda “Abran, me matan”.

Los hechos

El martes 28 de agosto, el cuerpo de José Octaviano Tapia Uzhca, de 63 años, apareció dentro de una tina de cobre y cubierto con cemento. La madrugada del jueves 25 de agosto se produjo el asesinato de Luis Bautista, de 50 años, caso en el que los sospechosos son dos policías, que ya están detenidos. Un día después, otro hecho alarmó a los habitantes de la capital azuaya: en medio de las piedras del río Yanuncay fue encontrado Jonathan Ordóñez, de 29 años.

Según cifras de la Fiscalía, en lo que va del año hay un incremento de asesinatos y hechos violentos”.Leonardo Amoroso,
Fiscal provincial de Azuay

Leonardo Amoroso, fiscal provincial de Azuay, reveló que hechos como estos nunca habían ocurrido ni en la ciudad ni en la provincia. “Es la primera vez que una persona es hallada cubierta con cemento y es lamentable que haya ocurrido en esta ciudad. Tampoco un hombre había sido decapitado. La víctima había salido 15 días antes de la cárcel de Machala”, explicó el funcionario.

Aún no llegan bandas

Para Ángel, quien reside a escasas viviendas de donde ocurrió el crimen de Bautista, en las calles Manuel Vega y Presidente Córdova, centro cuencano, el incremento de hechos violentos no es una percepción ciudadana, sino una realidad que crece a pasos agigantados. “Cuenca era una ciudad tranquila, hasta hace poco más de dos años se podía caminar por las noches sin temor de ser atacado, pero ahora ya da miedo. Esperamos que no se convierta en otra Guayaquil. Es terrible que hasta los policías participen en crímenes”, lamentó el azuayo, de 58 años.

El coronel William Egas, comandante de la subzona Azuay N.º 1, explicó que el incremento de hechos criminales en esta provincia no se debe a la presencia de organizaciones delictivas, sino a sucesos ocurridos por violencia interpersonal como riñas, peleas o femicidios, o por casos de robos, asaltos o sacapintas.

“En Cuenca tenemos 20 muertes violentas, 12 más que el año anterior, y en la provincia se han registrado 39. De ellas, cinco fueron femicidios, seis homicidios y 28 asesinatos, es decir el 62 % es por violencia criminal. Aquí aún no se escucha de bandas criminales como en otras ciudades”, resaltó el jefe policial.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.