Politics

En Huasipungo, norte de Quito, pagan alcantarillado sin tenerlo



Los moradores de Huasipungo, barrio del norte de Quito, están cansados de “vivir en el siglo pasado”, pues no cuentan con alcantarillado.

Eso sí, les cobran puntualmente en cada planilla este servicio. “Hemos reclamado, nos han dicho que ya solucionan y nada”, comentó Carlos Torres al mostrar su factura.

Allí se ve un rubro de 1,50 dólares, que él cancela desde hace al menos cuatro años, dice. “No es justo que paguemos si tenemos que vivir con pozos sépticos”, reclamó.

El vecino tiene tres en su patio, pero dos de ellos ya están sellados porque alcanzaron su capacidad. Y aunque hay un servicio de limpieza de estos pozos, su valor excede sus posibilidades económicas: cuesta aproximadamente 130 dólares.

Otros servicios

Pero eso no es todo, ya que en la calle Manuel Camacho no existe agua, luz ni alcantarillado. “Tenemos un medidor de agua para todos, halamos con mangueras”, contó María Gómez.

Las conexiones de energía eléctrica son peligrosas, porque están expuestas. Aparte, los ‘choros’ se han dado modos de cortar los cables para llevárselos.

“Debemos vivir pendientes porque no tenemos ni medidores. Pagamos entre todos por una conexión”, explicó Gómez.

Delincuencia

Además de los problemas que tiene el barrio, sus habitantes también denuncian los robos de cables.

Ella también tiene un pozo séptico en su patio, pero por falta de dinero no ha podido cerrarlo. Eso la ha llevado a tener que soportar los malos olores de los desperdicios.

“También lidiamos con las moscas que merodean los pozos y luego entran a las casas. No se puede estar en paz”, sentenció Torres.

Crecimiento desorganizado

Irina Moncayo, subgerente de Preinversiones de la Empresa Metropolitana de Agua Potable y Alcantarillado, comentó a EXTRA que esta problemática surge por el “acelerado crecimiento poblacional, el cual además no es ordenado”.

Es decir, muchos barrios empezaron siendo asentamientos. “Tenemos una cultura de la regularización en lugar de la planificación”, manifestó.

Los vecinos contaron que el barrio se regularizó en 2018 y que algunos propietarios de los predios incluso “no saben cuáles son suyos”.

Sin embargo, la funcionaria reconoció que se vuelve urgente atender esta problemática, por lo que se pondrá en marcha el Proyecto de Extensión de Redes de Alcantarillado. “Para ello necesitamos hacer reformas en el plan de acción en el segundo semestre de este año”.

Tomando en cuenta este proceso, Moncayo estima que aquel plan, que contempla dotar de alcantarillado a 14 kilómetros de calles de esta zona, se ejecutaría el próximo año.

Deberán pasar al menos seis meses entre la fase preparatoria y la contractual, de acuerdo con Moncayo.

Con respecto a los cobros por alcantarillado, dijo que se revisará el tema con el departamento encargado, para chequear las facturas de los vecinos. “No se puede pagar por un servicio que no se tiene”, enfatizó.



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close