Politics

La presencialidad afectaría a los alumnos que más abusaron del internet en sus tareas y participación en clases



Sus hijos tuvieron que cambiar su forma de aprendizaje debido a la pandemia del coronavirus, y se vino la educación online. Dos años con el mismo estilo de instrucción. Unos lo asimilaron, otros no tanto.

Ahora, retomar la presencialidad en las aulas puede costarle a algún alumno y no estar 10/10 en este período escolar. Para ello es importante que se trabaje en equipo: padres, maestros y Departamento de Consejería Estudiantil (DECE), sostiene Maité Piedrahíta, psicopedagoga y máster en Neuropsicología y Educación.

A algunos chicos regresar después de tanto tiempo les causa incertidumbre, y a esto hay que sumarle que deben de enfrentarse o despojarse de hábitos adquiridos durante la pandemia: comer a escondidas, utilizar el internet para desconectarse de la clase, entre otros, señala Jazmín Cortez, maestra y máster en Innovación Educativa.

¿Quiénes estarían más ‘fregados’?, dice Cortez que aquellos que no tuvieron una rutina ni horarios. Al alumnado que se le dio demasiada ayuda a la hora de hacer tareas o participación en clase. A los que ya no tendrán a la mano a su amigo Google para responder.

Piedrahíta considera que en un quimestre podrían nivelarse en todo este proceso o algunos casos podría ser todo el año, para ello la paciencia docente es fundamental, al igual que una malla curricular con precisión y adecuada.

Las expertas aseguran que de no acoplarse se pueden afectar sus notas y su socialización.

“Hay estudiantes que de por sí ya eran tímidos y la virtualidad ha ayudado a que esto se incremente, por esta razón los maestros debemos ayudarlos con actividades de socialización”, concluye Cortez.

Que lleven un objeto personal

Aquellos que recién van a estudiar, los niños pequeños que ingresan a maternal o preescolar, la tienen más difícil, por eso Cortez recomienda que los profesores y padres les permitan llevar algún objeto personal de los menores, esto le dará más seguridad. Puede ser un juguete, una prenda, entre otras.

EXTRAtips

1. Es esencial la anticipación. Decirle frases como: “Vas a ver a tus compañeros”. “Tendrás nuevos ‘profes’ y amigos”. Por eso es importante visitar su plantel y conocer el entorno, así podría estar un poco más preparado para el retorno.

2. Retomen hábitos una semana antes, mínimo. Que el ‘pelado’ se acueste temprano, 19:00 o 20:00, para que se levante a las 07:00. Empieza a disminuir el tiempo de uso de los aparatos electrónicos, para que no haya una dependencia si es que pasó mucho tiempo en la tecnología, y ahora le cueste despegarse del equipo. Es más, que no lo usen antes de dormir, pues estos estimulan el cerebro.

3. Involúcralo en la compra de uniformes, útiles escolares. Anímalo en todo momento en el proceso, que todo sea expectativa positiva. Trata de darle seguridad y confianza.

4. Si todavía le cuesta, que acuda a centros de nivelación. Unos tres meses pueden servir. Se puede trabajar la parte del lenguaje, la oral, la escrita, y las matemáticas, que son las tres áreas fundamentales. En estos centros no solo se les ayudaría con la parte académica, sino también con la socialización.

5. Revisen previamente las asignaturas en que ‘pataleó’. Chequear temas imprescindibles (historia nacional, operaciones matemáticas, etc.), antes de iniciar el año escolar, ya que esto ayudará a que regresen más activos en su participación y les creará seguridad.

6. En la tarde, tu hijo puede tener su curso extracurricular. Un deporte o un arte son buenas opciones, sobre todo si el chico presenta problemas de socialización. Esto le ayudará a estar más en contacto con otras personas, y en un entorno diferente a la escuela.

7. Asistencia personalizada para quienes les ‘tocó’ estudiar solos. Que el plantel se encargue de nivelar esas destrezas que nunca llegaron a desarrollar.

8. Los horarios son base. Que ellos tengan tiempos tanto para el estudio como para la educación.

“Es importante la parte emocional. Si no está estable, puede sentirse mal, creer que no está listo o con temor de que las cosas no fluyan”.Maité Piedraíta, psicopedagoga

“Lastimosamente, la capacidad en la lectoescritura se ha deteriorado en este tiempo de virtualidad que se dio con la pandemia”.Jazmín Cortez, maestra



Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published.

close